Se escribe nutrición de cultivos, se dice “4R”

La nutrición de cultivos y el cuidado del suelo constituyen una de las principales preocupaciones del presente y futuro de la agricultura. Participá del XXVI Congreso Aapresid y hacé un recorrido por estas temáticas de la mano de referentes en la materia.

Terry Roberts, Presidente del International Plant Nutrition Institute (IPNI), es un referente en nutrición de cultivos, sus más de 160 documentos técnicos y no técnicos lo han convertido en un reconocido orador a nivel internacional y del 8 al 10 de agosto participará del XXVI Congreso Aapresid que, en esta oportunidad, se desarrollará en la ciudad de Córdoba.

Tal como manifestó el especialista, la nutrición de cultivos es de vital importancia de cara a una sociedad siempre creciente. “Para el año 2030 se estima que la población mundial alcanzará los 8.600 millones de personas”, manifestó Roberts, y fue por más: “Vamos a tener que producir más cantidad de alimentos en menos superficie”.

 

No es casual, entonces que se insista en la necesidad de comenzar AHORA. En palabras del Presidente de IPNI: “Es fundamental que llevemos a cabo una adecuada administración de nutrientes y un uso racional del recurso agua”.

Es cierto que los avances en materia de biotecnología, la agricultura de precisión y todas las innovaciones que se registran claramente colaboran en este sentido. No obstante, con ello sólo no alcanza; y por este motivo Terry Roberts define las 4Rs (por su significado en inglés) a las que nosotros podríamos denominar las 4C:

  • Fuente de nutrientes correcta.
  • Dosis de nutrientes correcta.
  • Momento correcto.
  • Lugar correcto.

“Aplicar los principios científicos de las 4Rs será determinante en la nutrición sustentable de cultivos de cara al año 2030”, resumió el referente de IPNI.

La vicia y su granito de nitrógeno

Quien también disertará en el XXVI Congreso Aapresid “Sustentología” es Fernando Salvagiotti, Técnico de INTA Oliveros. El especialista se encargará de demostrar cómo la vicia aporta su granito de arena o, mejor dicho, de nitrógeno, si se la incluye en los planteos de rotación de cultivos.

“Incluir una leguminosa como la vicia genera un aporte nutricional de nitrógeno en el cultivo; estamos incorporando al sistema nitrógeno adicional de manera natural”, afirmó el Técnico de INTA.

Como si esto fuera poco, los estudios realizados han demostrado que el aporte de la vicia no sólo es instantáneo, sino también residual. En palabras de Salvagiotti: “El efecto de esta leguminosa puede registrarse más a largo plazo y aportar nitrógeno a cultivos menos frecuentes después de un maíz, como el caso del trigo”.

Fertilización en maíz: temprano versus tardío

Que el maíz de primera y el tardío requieren un tratamiento diferencial, no es novedad; pero si pensamos en la fertilización, ¿qué sucede?

El Dr. Gabriel Espósito, de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Río Cuarto, se encargará de responder esta pregunta en una nueva edición del Congreso Aapresid.

Enmarcado en la importancia de la nutrición sustentable de cultivos y el cuidado del recurso suelo, el especialista manifestó la necesidad de llevar adelante una fertilización diferenciada en maíces de primera y maíces tardíos.

“Si tenemos en cuenta que el maíz tardío es sometido a condiciones ambientales mucho más cálidas que el temprano y, por lo tanto, la dinámica nutricional del suelo será más veloz en aquél, registrándose una mayor disponibilidad de nutrientes al inicio del cultivo, la principal diferencia en la fertilización radica en que el maíz de primera demandará dosis más elevadas de producto (sobre todo de fósforo y zinc)”, sostuvo el Ingeniero.

Asimismo, y parafraseando nuevamente a Espósito, el maíz tardío podría fertilizarse con nitrógeno y azufre al momento de la siembra porque es muy corto el tiempo entre la implantación y el máximo requerimiento de fertilizante; en cambio, este esquema no es aplicable en el maíz temprano porque hay un mayor riesgo de pérdida de nutriente y de contaminación.

Consultado por la importancia de esta diferenciación, el catedrático de la UNRC fue contundente: “Si no mejoramos nuestro manejo nutricional de los cultivos, vamos a un mayor quebranto económico con un inmenso deterioro de las propiedades químicas y nutritivas de nuestros suelos, tal como se viene registrando en los últimos 40 años”.

Nutrición de cultivos y cuidado del suelo, juntos a la par

“La nutrición del cultivo y el cuidado del suelo van de la mano. Cuando un cultivo está bien nutrido, rinde más y los balances de nutrientes son más positivos”, manifestó Andrés Grasso, Asesor Técnico de FERTILIZAR, quien participará de la 26° edición del Congreso Aapresid.

Producto de ensayos y estudios realizados a campo, Grasso puede afirmar que cuando se avanza en la intensificación de la nutrición la productividad aumenta.

De acuerdo a los dichos del especialista, actualmente hay por lo menos tres escalones de mejora desde el punto de vista de la nutrición de cultivos. En palabras de Grasso, “el productor puede elegir quedarse donde está sin asumir riesgos; o avanzar en dos o tres oportunidades de mejora de rendimiento. Sólo depende de él”.

Muchas son las disertaciones y puntos de vista, pero solo uno el eje que los nuclea: la sustentabilidad. La vigésimo sexta edición del Congreso Aapresid buscará fusionar la ciencia con la sustentabilidad bajo el lema que le dio origen: “SUSTENTOLOGÍA”.

Inscribite en el Congreso Aapresid y construí con nosotros el conocimiento sustentable.