El ojo del dron engorda el ganado

Las nuevas tecnologías para el monitoreo de pasturas serán parte en la XXVI edición del Congreso Aapresid. Juan Insua, disertante y Becario Doctoral del CONICET, detallará cómo el desarrollo en tecnologías de sensores ha lanzado recientemente al mercado nuevos remotos multiespectrales capaces de ser acoplados a drones con el potencial de generar mapas de índice verde que puedan ser interpretados como indicadores del estado de las pasturas, llámese biomasa, calidad nutritiva, condición nutricional, hídrica o cualquier otra propiedad tisular de las plantas.

Insua explicó los ejes que desarrollará en SUSTENTOLOGÍA, resaltando la importancia de conocer cuánto pasto producimos para poder usarlo eficientemente en la producción ganadera de base pastoril; “la idea es dar un rápido pantallazo de los diversos métodos que existen hoy en día para estimar los kg de pasto/ha en el campo, contar una reciente experiencia en USA con el uso de drones para el monitoreo de pasturas en un tambo robótico y la actual implementación de esta novedosa herramienta en nuestro país para manejar el pastoreo en base a vuelos aéreos y sensores remotos.

¿Cómo se aplican estos detalles a la coyuntura del país?

Una eficiente producción ganadera de base pastoril  no solo implica producir más pasto, sino también requiere de una alta utilización del mismo. La única manera de lograr esto a lo largo del año es a través de un monitoreo sistemático de la disponibilidad de pasto que hay en el campo. En nuestro país, la relación de la altura (cm) con los kg de materia seca de la pastura es, junto con la estimación visual, la medida indirecta más utilizada para estimar la disponibilidad de pasto para los animales. Esta técnica, sin embargo, requiere grandes esfuerzos y tiempo para poder obtener una adecuada representación de todas las pasturas de un establecimiento. Esto se dificulta cuanto más extensa es el área a monitorear, como ocurre en los sistemas extensivos donde el escaso y/o impreciso monitoreo de las pasturas es una de las principales causas de la baja eficiencia de utilización del pasto y los bajos índices productivos.

El desarrollo en tecnología de cámaras multiespectrales ha lanzado recientemente al mercado nuevos sensores remotos capaces de ser acoplados a drones con el potencial de generar mapas de índice verdes que puedan ser interpretados como indicadores del estado de las plantas. En comparación con métodos convencionales esta tecnología permite un mayor número de observaciones y consecuentemente una mejor estimación de la disponibilidad y cobertura de la pastura a nivel de potrero. El uso del drones, en integración con tecnología de GPS (Global Positioning Systems) y GIS (Geographical Information Systems), permite estimar en forma rápida, precisa y objetiva la cantidad de pasto de todo un campo.

¿Cuáles son las expectativas del sector a futuro?

Esta novedosa tecnología basada en drones y sensores remotos está orientada a facilitar y agilizar de forma precisa algunas tareas fundamentales en el campo para cubrir las crecientes demandas del sector referidas al aumento en la eficiencia del uso de los recursos y la rentabilidad de los sistemas de producción, de forma amigable con el medio ambiente, y en un contexto de baja disponibilidad de mano de obra calificada y requerimientos de mejoras en las condiciones de trabajo rural.