Oswaldo Ernst – Universidad de la República (Uruguay)

En los últimos 10 años, los sistemas agrícolas en Uruguay pasaron de una rotación compuesta por una fase de cultivo comercial de tres o cuatro años alternando con una pastura de gramínea y trébol de tres o cuatro años, hasta cultivo anual continuo bajo sistema de siembra directa con alta frecuencia, soja. Este cambio aumentó el riesgo de erosión del suelo y podría afectar adversamente el almacenamiento de carbono orgánico del suelo y las tasas de infiltración de agua a largo plazo. La introducción de cultivos de cobertura anuales en invierno en estos sistemas puede mejorar el equilibrio carbono del suelo y reducir el impacto de las lluvias en las tasas de erosión del suelo. Se discuten los efectos del tipo de cultivo de cobertura, la materia seca producida por este y su fecha de secado en las propiedades del suelo y la producción de granos.